justamente

Hoy me pregunté porqué la gente tiene cambios tan repentinos. Lo digo en todo sentido. Ojo, yo soy totalmente igual. Puedo estar riéndome y al rato estar llorando. O te puedo querer muchísimo y al ratito nomás odiarte.

Cuando camino por la calle le miro la cara a la gente y (la mayoría) parece estar cansada de la vida. Y de todo. Hoy mientras cocinaba con mi mamá (una tarta de frutas, para Don Jorge [alias el turco] que está cumpliendo añitos) se puso a bailar raro y me miro y sonrió. Yo también bailaba. Hay que estar contentos ¿no? Me preguntó. Y la admiré. Porque mi mamá fue de esas mujeres (culpa de mi abuela) que odian pedir ayuda. Mi mamá odiaba que le regalen cosas, y también regalar.

Entonces, el "podemos cambiar" se hace presente. Y yo creo en eso, porque tengo el ejemplo en persona viviendo conmigo diariamente. Mi mamá ahora puede irse un fin de semana (sin planear nada) a cualquier lado. Puede entrar a un shopping y no sentirse demás... o de menos.

Lo de la gente es distinto. Será porque uno mismo no convive diariamente con estas personas, o quizá sí. Y entiendo que cada casa, un mundo. Pero ¿por qué ser tan egoístas? ¿Hay necesidad alguna?


Yo misma me lo planteé el otro día. Porque estaba enojada con todo el mundo. Porque me sentía sola. ¡Pero para! Dejá de ser el pupo del mundo y eso sí que hizo clic en mi cabeza. Y ahora entiendo. Que no soy yo sola con todos. Somos todos con todos.






¿o vos y yo?

1 comentario:

Ailu dijo...

Yo creo que es por eso que dijiste 'cansados de la vida'. No es fácil llevar a cabo hoy en día una vida, mantener una familia en el caso de un adulto, y a veces se esfuerzan tanto y no logran mucho por culpa del gobierno de mierda que tenemos. Para mi es por eso porque cuando veo enojados a adultos que me rodean es por política, que el precio, el sueldo, aumentaron los tomates y demás.