¿siempre es aSÍ?

Me di cuenta que a la gente no le gusta que uno lo quiera. Que no le gusta que se preocupen y que se tomen el tiempo de darse cuenta si está o no bien. No voy a generalizar porque no soy de esas. Me voy a enfocar en dos, o tres. ¿Qué les pasa? Toda mi vida fui la típica tarada que hacía todo. La que siempre decía que sí, cuando tenía que decir un no más grande que toda mi casa con el patio incluido. Pero una y otra vez subía y volvía a caer. Subía y volvía a caer. "Efecto rebote" diría la mamá de una amiga. Siempre me costó decir que no, porque soy una flojita. De las que flaquean enseguida. Frente a una mirada con lágrimas, a un grito, a una risa, a un pedido desesperado. Vi cosas que me llevaron a decirle que sí a todo. Y a todos. Pero hoy, justamente hoy, le digo no. No me voy a ocupar de otras cosas que no sean las mías, por lo menos durante un tiempo. Porque si yo digo que sí (que te voy a escuchar, que te voy a leer, que voy a estar. En fin, que sí) puede que no espere absolutamente nada. Pero cuando uno hace las cosas de corazón es lindo recibir un "gracias che". Y el que no piense así que me diga lo contrario. Fui una mina solidaria desde siempre, puesto que en el colegio católico (además de jesús y toda su prole) es lo primero que te enseñan creo, mucho antes que las sumas y restas o que el análisis sintáctico. Pero esta es hoy mi meta de llegada (si es que alguna vez partí). Porque estoy harta de ser nada para todos. De recibir cachetadas y después ir y decir sí, dale (te escucho, te leo, te siento, te beso, te toco, te abrazo, te empujo). ¿Por qué? ¿Por qué siempre lo mismo? Porque yo no te digo que porque te haya dicho sí te me aparezcas con el bombón más lindo del mundo, o con el mejor auto, o con cientos de bolsas de la mejor marca. Yo lo único que pido es un "gracias". O si no querés aceptar mi sí, "no gracias, ahora no". Pero estoy cansada de siempre lo mismo. De volver a tropesar con la misma piedra y levantarme y decir sí (te ayudo, te levanto, te arreglo, te compongo). ¿Porque a mí quien me ayuda? ¿Quién me levanta? ¿Quién me arregla? ¿Quién me compone?
¡Basta!
Porque lo siento injusto y no sólo para mí. Porque sí, porque basta y punto.

2 comentarios:

Patricio. dijo...

Poné tus prioridades por encima de las del resto, tus objetivos, tus éxitos y tus problemas. No desatiendas a los otros, pero focalizate en tu persona.
Hacé que noten el cambio.

Volviste :) jaja

Matilda Wormwood dijo...

No lo digo en ese sentido blda, si se que me queres, te lo digo porque te lo quiero decir, porque quiero que a pesar de todo sepas que te quiero, a pesar de que me equivocare o no, si te quiero.

Y no puedo, hice sufrir gente toda mi vida, entera, y no me puedo perdonar eso, algun dia, cuando encuentre algo.. no se, algun dia me lo plantearé mejor y tal vez cambie eso de mi, pero es asquerosamente horrible ver a la gente que amas sufrir por vos Yas, y yo lo hice.

Bueno no se, a nadie le gustan esas cosas de mi, pero todas mis personalidades tienen su lado negativo, y creo que preferiria ser egoista y pensar esas cosas que hacer las cosas como las hago yo, porque yo pongo muchas cosas por sobre mi persona, en realidad todo lo que amo esta por sobre mi, y no puedo ver que estan mal por mi culpa, no me entendes, pero no se, es dificil de explicar.

Un beso enorme .
Te quiero