¡dame la erre! ¡te doy la erre!

Rutina. Odio la rutina. Odio levantarme de lunes a viernes seis y cuarto de la mañana. Prender el velador, buscar la ropa y las dosmilquinientasboludeces que me meto en la cabeza. Me molesta levantarme y caminar unos diez pasos hasta el baño que queda justo justo enfrente de mi cuarto -me propuse no decir pieza (¿?)-. Lavarme los dientes y descargar la vejiga, cambiarme con la misma ropa todos los días y ponerme desodorante. Me molesta también caminar hasta la cocina y ver siempre lo mismo adentro de la taza blanca y sentarme ¡¡¡¡y tener que aguantar Tn Agro!!!!

A las siete menos diez tengo que caminar una cuadra y media hasta la parada del colectivo. Ver las mismas caras todos los santos días y la cara del colectivero sordo que me dice: nena habla fuerte porque me tengo que levantar para llevarte a vos y a todos estos a donde vayan. Mis ganas, claramente, de gritarle que mi culpa no es. Que se lave bien los oídos. Llego al colegio creo que siete y cuarto, y veinte. Tengo que esperar a que se abran las compuertas de la cárcel (¿?) y entrar y ver, también, las mismas caras de todos los días. "Hago saludo general", y sí. ¿A quién le gusta saludar uno por uno a esa hora de la mañana? Peor si te tenes que aguantar a algún sucio que no se lavó los dientes y que te ataca con el aliento.

En fin, las únicas cosas que cambian durante la semana de colegio son: las materias. Y algo que puede modificar el día es: el faltaso de alguna profesora haragana, una misa pedorra, o una profesora que te pone música mientras dibujas una esponja de mar, que, vale aclarar, me robó la ilusión de que en el mar vivían seres con la forma de Bob Esponja Pantalones Cuadrados*.







*mentira, no soy tan bestia. 

3 comentarios:

Matilda W. dijo...

La rutina es horrible, pero depende de nosotros salir de ella un poquito - lo descubri hoy, tranqui jajaja-

Un beso yas (:

Laura dijo...

La rutina aqui, es salir de la casa, pero hey metete la plata en donde el sol no te llega y todo lo de valor porque hoy hay un 60% de probabilidades de que te asalten en la calle. jaja no mentira pero el gobierno es una porqueria y la rutina da espanto ya quiero salir de este hueco de pais

La chica que nadie saca a bailar dijo...

Odio la rutina. La odio.
Beso Yas, que andes bien.