Entraste sin preguntar, acomodaste tu risa en mi cama sin sueños. La tarde tartamudeaba sus primeras sombras en el ventanal. Yo te empezaba a contar que no puedo convidar más que promesas rotas, vos te burlaste al oído: 'Mentime despacio, servime otra copa...'. Y me invitaste a pasear a la orilla de tus tobillos, y antes que el sol nos salpique dijiste: 'Adiós cantor, no tomes frío...'. ¿Dónde vas a dormir esta noche? Princesa tibia de besos lerdos. ¿Dónde vas a dormir esta noche? Con tanto invierno ladrando por ahí. Sería lo que no fui con tal de verte asomada al balcón de mis penas. Tu ausencia es como un zarpaso de días fallutos que no pasan más. Podría disimular pero el olor de tu voz se acurrucó entre mis cosas... Así que como un imbécil te escribo canciones que besan la lona. Y me sacaste a bailar a la sombra de tu vestido. Y antes de juntar la ropa dijiste: 'Ni se te ocurra soñar conmigo...'. ¿Dónde vas a dormir esta noche? Princesa tibia de besos lerdos. ¿Dónde vas a dormir esta noche? Con tanto frío ladrando por ahí... Iván Noble.

1 comentario:

Evee dijo...

Genialll!! espectacular, hermoso!!!