A veces algunos quilombitos en la cabeza -muy, demasiado, de vez en cuando- hacen bien.
El hecho de pensar y plantearme qué cosas estoy haciendo mal y cómo debería resolverlas me hace escaparme un poquito de la realidad que no siempre quiero vivir.
Hacía mucho (mucho) tiempo que no tenía líos de estos dándome vueltas y la verdad que me agarraron desprevenida, creyendo cosas que no eran. 
Aunque no sé, quizás esté bueno aclarar las cosas y desatar todos los nudos.

Aunque vos también podrías ayudar,
no sé.




"Busca ese corazón que te está esperando,
así los caminos se abrirán.
Siempre te vuelve lo que das,
si das amor regresa.
¡¡Pero con más intensidad!!"

2 comentarios:

Soniaa dijo...

Hace unos días, estuve reflexionando también y acepte que el equivocarme, me persigue y que es bueno y constructivos. Hay que saber que cara ponerle. Estoy condenada a errar.

Y es así.
Un beso!

AntOch dijo...

Quiero creer que lo que dice al último abajo al costadito es cierto!
Es una pequeña esperanza a la que muchas veces nos aferramos!
Dicen que la esperanza es lo último que se pierde!!! Será verdad?

En cuanto a los problemas creo que añaden sal a nuestra vida pero si te agarran desprevenida más te vale que entres rápido al juego porque sino salís perdiendo!!!