minuto.

Descubrí -es que esta semana todo se trata sobre descubrir- que aunque un momento sea efímero, tenemos que vivirlo como si fuese eterno. No sabemos qué puede pasar mañana y muchas veces eso influye en que nos volvamos tan frívolos y calculadores. Calculando -y no viviendo- todo a cada momento, todo tiene que salir perfecto, siempre. Podría dejarme arrastrar por la corriente y caer en la tentadora rutina, en la opción más simple: lo cotidiano. ¿Quién dice? ¿Te imaginabas donde estás ahora? ¿Te creías capaz de todo lo que lograste -o todo lo que destruiste-? ¿Fuiste vos todo este tiempo? ¿No paraste y pensaste que quienes querías lejos hoy son los que más cerca están? ¿Y los que estaban cerca y hoy los queres lejos? Dejarse llevar suena raro... suena a "no hacer nada". Para los demás, no para mí. Dejarse llevar es abrir más opciones a eso que llamamos costumbre. El tiempo siempre va a pasar, nunca vamos a poder congelar un momento... si no es en una foto. Todo algún día va a ser pasado. Y el futuro va a ser presente. Sin embargo es cuestión de seguir viviendo, a cada minuto.


4 comentarios:

Ellie dijo...

Te odio sabelo, no puede ser yasmín, no puede ser que cada vez que leo algo tuyo se me remueba todo fm tenes tanta razón por dios
te amo chiqui

AntOch dijo...

Hacer un esfuercito más y seguir adelante!

Soniaa dijo...

El fin de semana pasado, hice algo de cuál sabía iba a tener grandes consecuencias. Pero ahora me la banco, porque hace tanto no la pasaba tan pero tan bien.

Geri dijo...

Nena, no se cómo haces, pero cada vez que entro a este blog a chusmear e dejas reculando. Sos increíble, ¿entendes? in cre í ble. De verdad me dejas sin palabras. Ahora sí, ¡quiero más Osadía, ¿eh?!
Ah, y otra cosa que siempre quise decirte: me encanta cómo tenes el blog, así todo cuidadito, con muchos detalles muy Yas. De verdad me encanta. Si algún día me queres dar una clase práctica de cómo entender esto, bienvenida será jajaja. Un beso nena, que empieces bien la semana =)